off

La Biblia – la Palabra de Dios para nosotros

La Biblia es fascinante. Es una recopilación de sesenta y seis libros escritos por al menos cuarenta autores, en más de 1.600 años, en tres continentes diferentes. Entre los autores se incluyen reyes, médicos, sacerdotes y también pescadores y agricultores. A pesar del intervalo de tiempo y el número de escritores, está libre de errores y forma un conjunto perfecto inspirado por Dios.

Es verdaderamente el libro de Dios, pero es más que un libro, es una invitación a un viaje de descubrimiento de tesoros espirituales. La Biblia es como una colcha de retales, hecha por muchas manos distintas, con piezas de diferentes tamaños y estilos, cuyo resultado final es una unidad armónica que puede traer refugio reconfortante para los inviernos más fríos del alma humana. Es la Palabra inspirada de Dios, revelada a nosotros para que podamos saber más acerca de Él, Sus planes y nosotros mismos.

El mensaje de la Biblia tiene valor para todas las personas, con cualquier estilo de vida. Es leída por reyes y presidentes, así como en celdas y prisiones. Su contenido desafía a los intelectuales más sofisticados, mientras cautiva la imaginación de los niños pequeños. La Biblia contiene la revelación de realidades espirituales y principios para ayudar con los aspectos prácticos de la vida, tales como la forma de educar a los hijos, tener una empresa o elegir buenos amigos. Este maravilloso libro sigue siendo la piedra angular en la construcción de civilizaciones enteras.

Para un cristiano, la Biblia es la Palabra de Dios. Es el estándar con el cual se mide toda la enseñanza espiritual. Sus verdades transformadoras han cambiado la vida de miles de millones en todo el mundo y ¡cambiarán su vida también!

La Biblia tiene dos partes principales: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento abarca desde la creación hasta el tiempo de Jesús. El Nuevo Testamento abarca desde la época de Jesús hasta el final de los tiempos, cuando Dios finalmente juzgará a toda la humanidad y hará un nuevo cielo y una nueva tierra.

La mejor manera de obtener el máximo provecho de la Biblia es mediante la lectura y los estudios regulares. Aquí están algunas ideas para ayudarle:

Lea la Biblia todos los días.Así como su cuerpo necesita alimento físico, su alma necesita el alimento espiritual de la Palabra de Dios. Si usted lee solamente tres capítulos al día durante los días laborales y cuatro capítulos en los fines de semana, será capaz de leer toda la Biblia en un año. ¡Vale la pena!

Comience con los Evangelios. Los Evangelios son los primeros cuatro libros del Nuevo Testamento y contienen la historia de las enseñanzas de Jesús, su nacimiento, vida, muerte y resurrección. Ellos son el mejor punto de partida para quien empieza a leer la Biblia.

Lea en oración. Mientras lea, pida a Dios que hable con usted y revele Su voluntad. Usted se sorprenderá al ver cómo pasajes se conectarán directamente con situaciones que está pasando en su vida y proporcionarán orientación divina para sus decisiones.

Medite en el contenido. No lea la Biblia como un libro común. Cuando un pasaje llame su atención, piense en ello hasta que la verdad divina renueve su mente y transforme su vida.

Estudie intencionalmente.Hay varios recursos para estudiar la Biblia.  Usted puede utilizar planes de lectura en Internet, vídeos o predicaciones. También puede utilizar libros o unirse a  grupos de estudio de la Biblia en su iglesia local, donde otros discípulos de Jesús podrán ayudarle a aprender más.